viernes, 15 de agosto de 2014

EL SOCIALISTA PARA LA VICTORIA JORGE RIVAS CRUZÓ A BINNER POR SU DEFENSA DE "LA MANO INVISIBLE DEL MERCADO"

Resulta al menos llamativo que Hermes Binner haya confesado su fe 'en la mano invisible del mercado', una divinidad en la que solo creen los apologistas del capitalismo salvaje, sin admitir previamente que ha perdido todo contacto con el Socialismo, si es que alguna vez lo tuvo. Es probable que el prolongado contacto político con Cobos, Sanz, o la inefable Carrió, y las discusiones en torno de si sería bueno o no para un frente progresista aliarse con Mauricio Macri tengan efectos perturbadores para la coherencia de quien se autodenomina socialista, pero de cualquier manera, Binner parece haber pasado otro límite ideológico. Por lo pronto, también ha incorporado a su discurso el reclamo de 'un país normal', verdadero latiguillo de la derecha local desde que se declaró la muerte de las ideologías, un objetivo seguramente compatible con partidos socialistas que hacen de voceros de los ricos y poderosos.