sábado, 27 de junio de 2015

#RecaldeEnLaCiudad > Discurso de Jorge Rivas en la inauguración en Villa Crespo de la Casa del Pueblo Salvador Allende >

Discurso de Jorge Rivas en la inauguración de la Casa del Pueblo Salvador Allende, en Villa Crespo. Los Socialistas para la Victoria en el proyecto de ciudad de Mariano Recalde, dentro del Proyecto Nacional y Popular que encabeza la compañera presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
"Compañeros, gracias por la invitación, estoy muy contento de estar aquí, por un doble motivo, primero, porque puedo felicitar personalmente a las compañeras y compañeros que han trabajado para la apertura de este espacio militante. Y por supuesto también estoy contento, porque estamos inaugurando un espacio de participación popular a través del cual no solo daremos lugar a nuestra impronta militante socialista. Si no, también a la impronta militante de las distintas expresiones del campo nacional y popular, con las que marchamos codo a codo en defensa del proyecto de transformación nacional que conduce la compañera Cristina Fernández de Kirchner.
Es imposible no contextualizar esta inauguración, en medio del aire electoral que se respira en todo nuestro país, en particular en la ciudad de Buenos Aires.
Ya que estamos en la segunda de las tres etapas del cronograma electoral de la ciudad para elegir al nuevo Jefe de Gobierno. La primera etapa se consumó con la elección de los que consideramos los mejores candidatos para expresar la propuesta del Frente para la Victoria, y del compañero Mariano Recalde como nuestro candidato a Jefe de Gobierno.
En esta segunda etapa, tenemos que concentrarnos en la necesidad de pasar a la segunda vuelta. Y digo la necesidad, porque tenemos la obligación de darle al pueblo de la ciudad la posibilidad de elegir entre dos proyectos antagónicos. Es que como dice nuestra presidenta, más allá de la cantidad de candidatos, los proyectos políticos en disputa son solo dos.
Uno es el proyecto político reaccionario de derecha, que ha gobernado la ciudad en los últimos ocho años. El saldo está a la vista, por más que la escandalosa manipulación informativa de las grandes corporaciones mediáticas oculte o disimule los terribles efectos sociales de esa gestión.
Es tangible para los porteños cómo en estos últimos años ha disminuido la calidad de la educación pública de sus hijos, así como la brutal desatención que sufren los hospitales públicos que dependen del gobierno de la ciudad. Ni que hablar de la profunda crisis habitacional: el gobierno del Pro no ha hecho siquiera un gesto mínimo de voluntad política para intentar atenuarla.
Podría seguir por señalar el aumento del índice de mortalidad infantil en el sur de la ciudad. O la creación de una nueva policía con mano de obra descartada de la federal o de la bonaerense, bien predispuesta siempre a reprimir a todo aquel que interfiera en los negocios inmobiliarios de Macri, o a los jóvenes pobres, absolutamente estigmatizados como delincuentes en potencia.
Y así podríamos seguir por cada área de gobierno. Pero lo importante que quiero señalarles es la matriz ideológica del proyecto que enfrentamos. Esa matriz se compone de individualismo, insensibilidad ante la pobreza, exclusión, represión. En definitiva, el proyecto que lleva como candidato a Larreta es de una ciudad para pocos.
Y a ese proyecto de ciudad para pocos debemos confrontarlo para poner a la ciudad en sintonía con el proyecto nacional y popular que lidera nuestra presidenta. Un proyecto que va en una dirección totalmente opuesta a la dirección del macrismo. Es más, son muchos los porteños a los que este proyecto nacional les ha mejorado la vida, y se confunden feo si creen que eso se debe a las políticas del macrismo.
No reparan en el hecho de que la mejora de las condiciones laborales, o la posibilidad de abrir un comercio o industria en esta ciudad, se debe al proceso de transformación nacional que permite un crecimiento económico sostenido, una re industrialización del país, y una constante movilidad social ascendente, entre otras cosas.
Es por eso que debemos doblegar nuestro esfuerzo militante, y entender que para pasar a la tercera etapa de la campaña tenemos que perforar los límites del núcleo duro del Frente para la Victoria. Y llegar con nuestra propuesta programática a un universo de electores progresistas que hasta hoy son cautivos de las corporaciones mediáticas.
Debemos ser conscientes de que la próxima batalla electoral se da cuerpo a cuerpo, ya que la mayoría de los medios de comunicación forman parte del dispositivo electoral de la derecha.
Me resisto a creer que la mayoría de los ciudadanos de la ciudad voten expresiones políticas de derecha porque ellos mismos sean de derecha. De hecho, aquí ganamos, en el 2011, las elecciones presidenciales.
Por lo que no tengo duda de que si logramos llegar con nuestra propuesta de gobierno para la ciudad a los indecisos, el 5 de julio vamos a revertir el resultado de las PASO, para darle a la ciudad la única opción popular de transformación.
Por último y antes de terminar, quiero dejar para los compañeros de la comuna quince, otra felicitación por la elección del nombre del local que estamos abriendo, ya que Salvador "Chicho" Allende, es una referencia que trasciende ampliamente al socialismo. Y en esta época, ya se ha convertido en un faro para la militancia popular de toda América Latina, que alumbra el camino a seguir, para la construcción de una sociedad independiente, libre, y justa.
Mucha fuerza, y muchas gracias."