miércoles, 10 de septiembre de 2014

AHORA > DISCURSO COMPLETO DEL DIPUTADO RIVAS EN LA SESIÓN DE LEY DE PAGO SOBERANO >

Discurso completo del diputado socialista Jorge Rivas, integrante del bloque del FpV, dado hoy en el recinto de la Cámara de Diputados de la Nación en apoyo al proyecto de la denominada "ley de pago soberano".


"Señor presidente:

Hace más de un siglo y medio, José de San Martín condenaba a sus compatriotas que se habían unido a Francia en su ataque a la Confederación Argentina. "Lo que no puedo concebir", escribía, "es que por un indigno espíritu de partido se unan al extranjero para humillar su patria". Hay quien alega, en descargo de aquellos opositores fustigados por San Martín, que con razón o sin ella sostenían que luchaban por la libertad, contra el despotismo. Difícilmente pueda decirse lo mismo de quienes hoy se ponen del lado de rapaces grupos de especuladores financieros internacionales. Ellos quieren hacer valer más sus mezquinos intereses que la voluntad soberana de nuestra nación. Los fondos buitre constituyen la versión más degradada del capitalismo. Sus ganancias no proceden de la producción sino de la corrupción y de la usura. Y la justicia que ejerce Thomas Griesa, un juez de una ciudad de los Estados Unidos, exhibe la versión más degradada del respaldo de un estado capitalista a las tropelías del capital. Sin embargo, algunos de los opositores locales se empeñan en describir a esas republiquetas serviles al poder financiero, como países normales. Para los que se unen al extranjero para humillar a su patria, según las palabras de San Martín, las instituciones funcionan allí de modo intachable. Allí se respeta a rajatabla la división de poderes, y el funcionamiento de la república democrática es ejemplar. Si no estuviéramos ya grandes, Señor Presidente, pensaríamos que se trata de ingenuidad política. El proyecto de ley que estamos tratando, y que ya recibió media sanción en el Senado, tiene por objeto declarar de interés público la reestructuración de la deuda 2005-2010 y el pago soberano local. Propicia la adopción de distintos instrumentos legales que permitan el cobro de los servicios correspondientes al cien por ciento de los títulos emitidos en el marco de la reestructuración de deuda soberana 2005-2010. Todo ello, en salvaguarda del orden público nacional y de los contratos celebrados en el marco de esa reestructuración. Esto es necesario por la obstrucción de los mecanismos de cobro de los fondos pagados por la República Argentina, por parte de un juez de una ciudad de los Estados Unidos. Cuesta encontrar razones serias para objetar el proyecto cuyo contenido formal acabo de reseñar. Pero es que, más allá de las formas, o la estructura jurídica del proyecto que tenemos sobre nuestras bancas, estamos ante un tema cuya importancia política trasciende ampliamente ese contenido formal. Por eso, no es casual la enorme repercusión internacional que ha alcanzado. Tampoco lo es la solidaridad recibida por nuestro país de parte de organizaciones internacionales de la región, y las máximas autoridades de más de ochenta naciones en el mundo. Hasta el mismísimo Fondo Monetario Internacional se vio obligado a mostrar su preocupación ante el aberrante fallo del juez Griesa. Ni que hablar de la histórica resolución que aprobó ayer por 124 votos a favor y solo 11 en contra, la Asamblea General de Naciones Unidas, sobre la necesidad de crear un "marco legal que establezca reglas eficaces y transparentes" para regular a nivel internacional la restructuración de deudas soberanas. De esa manera, se podrá terminar con una enorme laguna legal del derecho internacional. Es que de lo que se trata es de rendirse ante los abusos de un orden financiero internacional extremadamente injusto, avalado por los estados más poderosos, o sostener un gesto soberano. Hay quienes se oponen al proyecto porque por alguna razón adhieren a ese orden injusto, o se someten a él. Otros lo hacen por "indigno espíritu de partido". Los que elegimos el gesto soberano, vamos a convertir en ley este proyecto.

Muchas gracias."


--
Saludos.
Marcos Viancheto.
Prensa.