domingo, 19 de agosto de 2012

DISCURSO DE JORGE RIVAS DURANTE EL LANZAMIENTO DE LA CONFEDERACIÓN SOCIALISTA EN ROSARIO EL DOMINGO 19 DE AGOSTO DE 2012

Compañeros:

Es muy grato para mí volver a estar en la ciudad de Rosario, ya que es una ciudad en la que tengo muchos buenos amigos, y también, de los que no lo son tanto, para poder darles un saludo militante a todos y todas, y dejarles una breve refl
exión sobre la importancia de nuestra independencia, ya que en los países como el nuestro, con un largo pasado colonial, la declaración de la independencia es como un acta de nacimiento. El nacimiento de una nueva Nación que ha roto las cadenas que la mantenían sometida a una metrópoli extranjera. En nuestro caso histórico particular, esa acta de nacimiento contenía elementos que durante mucho tiempo pudieron considerarse contradictorios, pero que han resultado en cambio verdaderas premoniciones.
Es que esa entidad política que se declaró independiente de la Corona española "y de toda otra dominación extranjera" en 1816 no solo no era la Argentina tal como la conocemos, sino que ni siquiera contenía en su nombre la palabra Argentina. Eran las Provincias Unidas en Sudamérica. El acta no se difundió solo en español, sino también en quechua y en aymará.
Casi doscientos años más tarde, después de una larga parábola política, social y económica, hemos comprendido que la independencia de nuestra patria solo es realmente posible si es fruto de la unidad con las otras naciones, o provincias, de América del Sur.
Ahora no se trata de los monarcas absolutos contra cuyos leales se batieron San Martín y Bolívar, al frente de ejércitos de mestizos, afroamericanos y criollos pobres. Ahora las metrópolis son el capital financiero transnacional y los poderosos estados imperialistas que ponen a su servicio la inmensa fuerza de sus arsenales y de sus maquinarias militares. Tienen fieles servidores, esas metrópolis, que trabajan para ellos en nuestra propia casa, desde lugares de conducción política, desde asociaciones de propietarios y capitalistas varios, desde medios de comunicación de masas, desde bancos y grupos de capital concentrado.
La independencia, hemos aprendido, no se consigue después de todo de una vez y para siempre. Por el contrario, es necesario construirla día tras día. Se lo hace con ideas y proyectos, con voluntad e inteligencia. Y además, imprescindiblemente, con la participación militante del pueblo trabajador, la verdadera masa crítica de cualquier proceso de cambio progresivo en nuestra sociedad. 
El desendeudamiento externo es un acto de afirmación independentista, como lo son la recuperación de los fondos previsionales o lar estatización de YPF. Lo son también la apuesta a la integración regional y la oposición al proyecto imperial del ALCA de George Bush., por dar solo unos pocos ejemplos. Todos estos pasos han sido dados por los gobiernos de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández de Kirchner, a lo largo de la última década de nuestra historia.
A los socialistas nos resulta claro que la independencia delos poderes exteriores del mundo capitalista es parte indisoluble de la construcción de una sociedad igualitaria. Y que debemos celebrar cada paso adelante como una victoria, porque los adversarios son no solamente duros sino desleales y están dispuestos a todo.
Es por eso que hemos lanzado nuestra organización, la Confederación Socialista. Para reunir en una única fuerza a todos los socialistas que militamos en todo el país en el proyecto nacional, popular y democrático que conduce Cristina Fernández de Kirchner. Un proyecto que construye independencia y que construye igualdad, con el respaldo masivo del pueblo trabajador.
Nos proponemos que la Confederación Socialista sea una fuerza amplia, democrática, que actúe sobre la realidad social, que discuta y analice, que estimule la circulación de ideas y proyectos, sin censura interna, con un firme compromiso a favor del proceso de cambio que mejora diariamente la vida, el trabajo, la educación de millones de habitantes de este suelo.
Nuestra acta de nacimiento, como la de la independencia nacional, es provisoria, y debe ser revalidada día tras día, con militancia, con esfuerzo, con constancia, con coraje, con lucidez intelectual. Si somos capaces de hacerlo así, la Confederación Socialista será el instrumento que necesitamos. Una Confederación, además, que saluda hoy fraternalmente el nuevo año de vida militante que mañana cumple el Partido por el Progreso Social, una organización vital para nuestra nueva construcción política. 
Por último compañeros, comenzamos a transitar un nuevo camino, con la tranquilidad y el entusiasmo que nos da el sabernos acompañados por nuestros más firmes valores y convicciones. Esta etapa histórica de transformación popular, nos necesita más unidos y organizados que nunca.

Mucha fuerza, y muchas gracias
 

Durante el lanzamiento en la provincia de Santa Fe de la Confederación Socialista, "argentina, popular y latinoamericana". Sociedad Rural de Rosario, junto a los anfitriones Héctor Cavallero, primer intendente socialista de Rosario y actual concejal local, el diputado provincial Oscar Daniel Urruty y la concejal rosarina Fernanda Gigliani, conmemorando además los 18 años del Partido del Progreso Social junto a los Socialistas para la Victoria Oscar González y Susana Rinaldii. También presente el diputado Agustín Rossi, quien participó en representación del Gobierno Nacional. (Fotos: Marcos Viancheto)