martes, 2 de febrero de 2016

Jorge Rivas en diario La Prensa > Repudian una represión de la Gendarmería y la Federal contra niños de una murga en el Bajo Flores >








Repudian una represión de la Gendarmería y la Federal contra niños de una murga en el Bajo Flores
01.02.2016 | Vecinos y organizaciones sociales cortaron avenida Cruz y Perito Moreno, donde denunciaron que la represión fue perpetrada el viernes a las 21, en el marco de un operativo para secuestrar automóviles robados en la villa 1-11-14, en el Bajo Flores.

Vecinos y organizaciones sociales repudiaron hoy la represión con "balas de goma y plomo" ejercida por Gendarmería Nacional y la Policía Federal contra unos 16 niños de una murga en el barrio porteño de Flores, mientras legisladores pidieron interpelar al ministro de Seguridad y Justicia de la ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo.

Los vecinos y organizaciones cortaron avenida Cruz y Perito Moreno, donde denunciaron que la represión fue perpetrada el viernes a las 21, en el marco de un operativo para secuestrar automóviles robados en la villa 1-11-14, en el Bajo Flores.

En ese marco, manifestaron, las fuerzas de seguridad hirieron con balas de goma a unos 16 niños que ensayaban con la murga Los Auténticos Reyes del Ritmo, cuyas fotografías difundieron.

"Una patrulla de Gendarmería Nacional se hizo presente en el Barrio Illia 2 donde ensayaban en la calle unos ochenta integrantes de la murga Los Reyes del Ritmo en su mayoría niños de entre 4 y 11 años", advirtieron. En ese sentido, manifestaron que "al no desalojar la calle tan rápidamente como los uniformados esperaban, abrieron fuego".

La represión fue repudiada por el Partido Obrero, que reclamó la interpelación del ministro al ministro de Seguridad y Justicia porteño.

"Mientras la ministra (de Seguridad de la Nación) Patricia Bullrich reivindica el accionar del Operativo Cinturón Sur, las fuerzas policiales que controlan la zona amedrantan a los vecinos y trabajadores", advirtió.

"Sin embargo, las mafias del narcotráfico, el delito y la trata de personas operan con total impunidad", afirmó el Partido Obrero en un comunicado, y sostuvo que "este nuevo episodio de gatillo fácil se inscribe en un reforzamiento represivo del Estado porteño".

El diputado porteño del PTS, Patricio del Corro, sostuvo que "a los uniformados no les importó que hubiera niños y tiraron a mansalva con balas de plomo y de goma. Hay dieciséis heridos, y dos nenes debieron ser internados con lesiones de todo tipo en el Hospital Piñero".

"No sorprende, sin embargo, que esto suceda. Ser pobre es un delito en la Ciudad de Buenos Aires", afirmó.

El ex diputado socialista en el Frente para la Victoria Jorge Rivas afirmó que "el brutal ataque contra los integrantes de una murga, entre los que había muchos chicos, no es un hecho aislado".

"Se inscribe en una ya larga serie de actos de violencia institucional, abusos policiales y represión a la protesta social que responden a la intención de (el presidente Mauricio) Macri de usar el miedo para disciplinar a toda expresión popular", advirtió.