sábado, 25 de julio de 2015

Rivas participó hoy en Guernica de la apertura de un local partidario de su partido, el Socialismo para la Victoria >

El diputado nacional Jorge Rivas estuvo hoy en Guernica, en la inauguración de la Casa del Pueblo de los Socialistas para la Victoria (SpV) de esa localidad del partido de Presidente Perón, conducido por Ayelén Ballestero, Clara Britos y Gabriel Ballesteros, entre otros.
Participaron del acto compañeros y compañeras del SpV de Lomas de Zamora, Lanús, Almirante Brown, Moreno, Palomar, Tigre, Tres de Febrero.

Participó también el concejal del SpV de Campana, José Luis Ferrari, e hicieron uso de la palabra, Marcelo Parra, candidato del SpV dentro del FPV al Parlasur, y Pablo Caruso, referente lomense del SpV y candidato a diputado nacional del FPV por la provincia de Buenos Aires, lista que integra Jorge Rivas, en el puesto número 14.

"Compañeros:
Es muy grato para mí estar nuevamente en Guernica, y tomar contacto con viejos y nuevos militantes socialistas de esta ciudad.
Les confieso que estoy un poco impresionado, no es común inaugurar locales partidarios con mi nombre, es más, me hace sentir más viejo y un poco más cerca de la parca.
Pero también estoy contento, ya que estamos abriendo un nuevo espacio de participación plural al servicio del proyecto nacional que lidera Cristina Fernández de Kirchner.
Un proyecto nacional que en estos últimos casi doce años ha logrado revertir la profunda decadencia social, económica, y también política, a la que había llegado nuestro país tras la aplicación de salvajes políticas neoliberales.
Desde el 25 de mayo de 2003, con Néstor como presidente, el rumbo o la dirección política cambió profundamente, por lo que muchos de los paradigmas de los 90 entraron en crisis.
Así, la política recuperó su poder decisorio por sobre las corporaciones económicas y mediáticas: los partidos políticos volvieron a nutrirse de jóvenes militantes, que durante la última década del siglo XX habían sido desplazados por técnicos eficientistas.
Desde allí se inició una etapa de reconstrucción del Estado, se reindustrializó el país, se bajó el índice de desempleo: los argentinos recuperamos nuestra autoestima.
Con Néstor a la cabeza, logramos avanzar pese a la adversidad, empezando a edificar desde los pesados escombros sociales que nos había dejado la catástrofe neoliberal.
El 10 de diciembre de 2007, Cristina recogió la posta que le pasó Néstor, y con pulso firme mantuvo la dirección o rumbo del proyecto. Por lo que en estos últimos 8 años, se mantuvo constante la inclusión social y la expansión de nuevos derechos. Así, la Argentina ganó en materia de independencia económica. Basten como ejemplo de ello, entre otras cosas, la nacionalización de YPF y la ley de Pago Soberano. Ni que hablar de la dignidad con la que enfrentamos la negociación con los fondos buitre. Y también ganó en materia de calidad institucional, ya que mal que les pese a algunos pseudo republicanos detractores de nuestro gobierno nacional, podemos decir que hoy la democracia argentina es más genuina que nunca. En efecto, las políticas de inclusión social y de expansión de derechos lograron elevar a la condición de ciudadanos a muchos hombres y mujeres que una década atrás solo eran considerados habitantes despojados de todo derecho político, social y económico.
Un párrafo aparte merece el notable avance en materia de derechos humanos, que ha convertido a la Argentina en un faro de referencia para todas las naciones civilizadas del mundo.
Y es precisamente en las próximas elecciones generales donde se va a dar la disputa por ese rumbo o dirección. Y como bien dijo nuestra presidenta, más allá de la cantidad de candidatos, la disputa se va a dar entre dos proyectos políticos.
Por un lado, el proyecto de la restauración conservadora, que de manera grosera representa intereses corporativos y de pequeños grupos de privilegio. Allí se encuentran Macri, la UCR conservadora, y el Partido Socialista de Bíner, que es tristemente funcional a esos intereses conservadores.
Y por el otro lado, el proyecto de transformación que lidera Cristina Fernández de Kirchner, donde militamos todas las mujeres y hombres del campo nacional y popular, que provenimos de diversas concepciones ideológicas y de distintas tradiciones políticas, pero tenemos en común la defensa de los intereses de nuestro pueblo, en particular, de nuestro pueblo pobre.
Pero, si bien es mucho lo que hemos avanzado, también somos conscientes de lo mucho que nos hace falta avanzar, particularmente en achicar la brecha de desigualdad social.
De lo que no tenemos dudas es de que la profundización del proyecto político vigente es la que va a dar respuesta a las distintas asignaturas pendientes. Es por ello que debemos redoblar nuestro compromiso militante, en la inteligencia de que un triunfo de la derecha en el próximo turno electoral sería fatal para las aspiraciones de justicia de la mayoría de nuestro pueblo.
Por eso es tan importante abrir espacios de militancia popular como estos, ya que la próxima batalla electoral se da cuerpo a cuerpo en el territorio, con cada vecina, cada compañero de trabajo, y cada compañero de estudio.
Un abrazo a todos, mucha fuerza, y muchas gracias."